El agua oxigenada o peróxido de hidrógeno (H2O2) es un compuesto muy oxidante. En acuariofilia podemos aprovecharnos de esta característica y utilizarla, entre otras cosas, para eliminar las algas del acuario (cianobacterias, algas verdes filamentosas, algas pardas, etc). Además es un compuesto muy barato y muy fácil de conseguir, ya que todos solemos tener por casa. Si tienes curiosidad de como funciona, y sobre todo, si quieres saber como utilizarla sigue leyendo.

Antes de entrar a ver el tema que nos ocupa, quiero hacer un breve comentario sobre las algas en el acuario.

Si tienes algas en tu acuario, lo primero es ver porque están ahí

Si en tu acuario hay algas, es porque hay algún desajuste. Estos desajustes pueden venir por fallos en la iluminación, por problemas con el filtro, por acumulación de nutrientes en el agua, etc. Así que a la vez que intentas eliminarlas, más importante aún es controlar ese factor que nos está provocando dichas algas.

¿Por qué el agua oxigenada mata las algas del acuario?

Ya hemos dicho que el agua oxigenada es un potente oxidante. Al ser tan oxidante reacciona con muchos compuestos orgánicos, cambiandoles su estructura, y por tanto su funcionalidad. Imaginaos que puede provocar en unas células, que gran parte de sus componentes cambien… Exacto! que muere!!. Esto hace que el H2O2 sea tóxico para muchos organismos, sobre todo algas, bacterias y otros organismos poco evolucionados. Esto se debe a que estos no tienen epidermis para defenderse de agresiones, ni producen enzimas (catalasas) que luchen contra el H2o2 de manera rápida y eficiente.

De esta característica como antiséptico llevamos aprovechándonos mucho tiempo ¿A quién no le han echado agua oxigenada en una herida para que no se infecte? (Si eres sanitario y lees esto, seguro que criticas esta afirmación porque el agua oxigenada no se debe usar así, etc, pero no me discutirás que con mejor o peor acierto, mucha gente la usa para eso). Pero volvamos a los acuarios, que es lo que hoy nos ocupa.

En acuariofilia, podemos aprovechar también esta característica antiséptica para matar muchos tipos de algas (cianobacterias, filamentosas, pardas, etc)

¿Podría el agua oxigenada matar plantas y peces?

Pues obviamente, por lo general, NO. Al igual que no te mata a ti, por echarte en una herida.

La mayoría de plantas y animales (peces, gambas y caracoles) tienen mecanismos para defenderse de este y otros compuestos tóxicos. No obstante, todo depende de la dosis.

Sin embargo, hay algunas especies de plantas que si son muy sensibles al agua oxigenada. Son sobre todo las plantas menos evolucionadas, como algunos musgos (por ejemplo las especies del género Riccardia) o algunas hepáticas (ej: Riccia fluitans). Si tienes musgos o hepáticas en el acuario, mi consejo es que uses este método con especial cuidado. También he de decir que yo he usado agua oxigenada directamente sobre un musgo enredado con Cladophora, y ha matado a todas las algas y el musgo sigue tan sano. Yo me arriesgué a perder el musgo, ya que estaba muy feo, y me salió bien.

Dosificación de Peróxido de Hidrógeno (H2O2) en el acuario

La cantidad que hay que echar al acuario depende del método de aplicación y del alga a eliminar, ya que hay algas más sensibles y otras menos. Como regla general, lo mejor es echar lo mínimo posible. Así que nuestro consejo es empezar con pequeñas dosis y si en dos o tres días no vemos mejoría, ir ampliando.

Pero por tener una cantidad de referencia. Una dosis normal sería alrededor de 25-30 ml para un acuario de 100 litros. Aunque para algunos tipos de algas podría llegar a necesitar 50-60 ml por cada 100 litros. Nuestro consejo es que pruebes primero con las dosis más bajas, incluso inferiores a esos 25 ml por cada 100 litros.

Por último decir que el agua oxigenada que podemos comprar en cualquier tienda no es H2O2 pura, sino que viene en disolución. Suele venir a una concentración del 3% (se mira en la la etiqueta de detrás, como se puede ver en la siguiente imagen). La cantidad de 25 ml por cada 100l es con esta concentración. Ten en cuenta que si tu agua oxigenada tiene otro porcentaje de disolución, tendrás que adaptar las cantidades. Por ejemplo, si es al 6%, pues hay que echar la mitad (12.5ml por cada 100 litros). Si tienes alguna duda, déjanosla en los comentarios.

Agua oxigenada para acuario

Importante mirar la concentración del agua oxigenada utilizada para echar al acuario. Lo normal es que sea al 3%, como se muestra en esta imagen

Hay 2 métodos para echar agua oxigenada en el acuario

A la hora de echar agua oxigenada en el acuario hay dos métodos para hacerlo.

  1. Se puede echar en todo el acuario.
  2. Aplicarlo directamente sobre las algas.

Cada método tiene sus ventajas y sus inconvenientes, como veremos a continuación.

1. H2O2 disuelto en todo el acuario

El primer método es el más tosco, pero el más fácil. Se basa en coger una cantidad de agua oxigenada y echarle directamente sobre el acuario. Este método, por lo general, NO es recomendable.

Ventajas: Es muy fácil de aplicar. Es útil cuando la cantidad de algas es muy grande.

Inconvenientes: Al no aplicarlo localizado, es menos efectivo. Las dosis que hay que echar para que sea efectivo son más altas, lo que pondría poner en peligro a peces, plantas, gambas, etc. Además, si tenemos alguna planta especialmente sensible al H2O2 (por ejemplo musgos), es más probable que sufra que si lo echamos localizado.

Este método podría perjudica a las bacterias beneficiosas del acuario. Esto es muy grave si mata a la colonia bacteriana del filtro, ya que podríamos tener los problemas de un acuario sin ciclar.

Consejo: Si tienes tantas algas que solo puedes usar este método, es que claramente tienes algún problema en tu acuario. ¡Céntrate en resolver ese problema!

2. Agua oxigenada directamente sobre las algas

La mejor forma de aplicar el H2O2 es usando una jeringuilla y directamente sobre las algas, como podemos ver en este vídeo. Antes de echar el agua oxigenada hay que apagar el filtro y dejarlo apagado 10 – 15 minutos después de la aplicación. Así conseguimos que el H2O2 actúe sobre el alga que lo hemos echado y no se mueva por todo el acuario.

Ventajas: Al echarlo directamente sobre las algas, es mucho más afectivo. Si tenemos pocas algas, la cantidad de H2O2 en el acuario será muy baja. Aunque hemos dicho de usar 25 ml por cada 100 l, si con 10 ml le has echado a todas las algas, pues mejor que mejor.

Al ser una aplicación localizada, si tenemos especies sensibles al H2O2, como algunos musgos, no tendríamos tantos problemas. Ya que es posible que a ellos no les caiga nada.

No afecta apenas a las bacterias del filtro.

Inconvenientes: Que hay que recorrer todo el acuario echandole a todos los grupos de algas que veamos.

Precauciones y recomendaciones finales

Como ya hemos comentado, hay especies de plantas muy sensibles al H2O2 y podrían morir. Mi consejo es que si tienes musgos, pruebes con dosis muy muy bajas, y vaya subiendo poco a poco cada 3-4 días, hasta que elimines las algas, pero no el musgo. Otra opción es comprobar el musgo echándole un poquito de H2O2 y si se daña, sacarlo antes de echarle a todo el acuario.

Recuerda que la toxicidad de muchos compuestos está en la dosis. Y aunque hemos dicho que no hay problemas para peces, plantas, gambas, etc mejor empezar con pequeñas cantidades agua oxigenada. Mejor eliminar las algas en 3 veces separando cada dosis 3-4 días, que de una y matar a otras especies.